El karma del numero 4 es la duda, la confusión, la parálisis y un corazón cerrado.

El Dharma del número 4 es la confianza, la conciencia interior, el compromiso, el amor y el servicio.

Muchas veces nos tomamos las cosas muy a pecho, es normal, somos humanos. La pregunta no es qué hacemos con todas esas cosas que nos tomamos tan a pecho, si no que hacer con el estado en el que el corazón se queda, muy a menudo confusión y parálisis. Un corazón dolido no se debe negar, evitar ni reprimir, es una bendición esperando su transformación. La duda puede ser usada como una oportunidad de parar y respirar, de conectar con uno mismo, con el yo profundo, la fuente de la fuerza interior. La confusión es una oportunidad de dejar ir el control y elegir confiar y la parálisis es un pequeño paso hacia la cristalización del diamante.La verdad es que sentimos la alegría y el dolor de los otros. La realidad del corazón humano es conocer la realidad del otro dentro de uno mismo. El corazón incluso lo necesita para cultivar su talento latente pues todas estas experiencias nos ayudan a tener un corazón fuerte y grande.

El compromiso con la HUMANIDAD pasa por el compromiso de SER HUMANO. Y por este compromiso nos acercamos a la respiración, a la meditación, al servicio y a la poesía, y de esta manera convertimos los recuerdos dolorosos y las memorias en posibilidades y oportunidades. Hacemos música de las dificultades de la vida.

ABRIL es el mes para repasar la realidad. Hemos establecido un plan de acción, un programa, y el año parece ir a pleno rendimiento, la tendencia es a continuar con esta expansión hacia afuera. Sin embarga tu alma te llama a hacer una parada y asegurarte de que no vas solo y que no has perdido contacto con la realidad y tu intención original. Este es uno de los momentos a lo largo del año para para pausar y tocar base. Un momento para enfocarte y llamar a tu alma, que es la esencia y lo esencial para ayudarte a mantenerte. Las pruebas están cerca y se necesita buena compañía y buenas prácticas espirituales. Te ayudará recordar AMARTE a ti mismo, y después de tus prácticas, recordar que el resto depende del universo. Cuando tu ALMA está en el centro de tu compromiso  no te costará mantenerte. En la naturaleza esto corresponde a la contracción del brote que establece el nucleo, la semilla, de todo lo que vendrá.

Guru Ramdas estableció los fundamentos de la conciencia comunitaria (sangat). El alma es como un pájaro y migra mejor a través del espacio y el tiempo junto a otros pájaros. Ámate a ti mismo y confía. El seva (servicio a los demás) es una oración en acción.

Guru Ramdas fue un amante de la humanidad que expresó a través de su vida y de su poesía. Su mantra fue Sat Naam, respiración a respiración sintoniza con la verdad interior y planta las semillas de la Verdadera Identidad. El Sarovar (tanque de néctar) de Guru Ramdas es el espacio en el corazón en donde encontramos el nosotros-en mi, el sentido compartido de humanidad. Reflejar a Guru Ramdas y el corazón en el mes de abril lo convierte en un momento para rezar por todos “En este terrorífico océano de veneno la gente se está hundiendo, por favor elévales y sálvales” Guru Ramdass, SGGS

Sugerencias espirituales para este mes:

  • Reza
  • Haz un donativo a alguna ONG, asociación,… o colabora con tu servicio
  • Rodéate de buena compañía
  • Relájate en tu corazón con cada exhalación

¡Feliz mes a todos pajarillos! ¿Volamos juntos?

*Fuente: Karam Kriya

 

Eventos relacionados

Nos deja una respuesta

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.