Cuando la tristeza, ira o miedo no se controlan a tiempo pueden causar serios problemas de salud, muestra de ello es cómo las emociones provocan dolor de espalda.

De acuerdo con información de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, numerosas personas con un trastorno de estrés postraumático no son capaces de enfrentar plenamente su dolor de espalda hasta que superan el estrés emocional causados por el accidente o trauma”.

Que el dolor no te incapacite

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explica que el dolor de espalda es un problema de salud que afecta a 8 de cada 10 personas en alguna etapa de su vida; llega a ser tan común que incapacita a niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad.

Sin embargo, en algunos casos los fármacos y las terapias físicas no llegan a ser tan efectivos para aliviar el dolor como se esperaría, ya que los pensamientos y los sentimientos también están muy relacionados con el origen de este padecimiento, pero, ¿cómo se explica esta conexión?

  1. Cambio de postura. María Isabel Heraso, autora del libro Vivir bien sin dolor de espalda explica que al experimentar una emoción difícil de controlar, la espalda sufre contracturas que se reflejan en el acortamiento de los músculos y afectación de vértebras y costillas que terminan por cambiar la postura erguida.
  2. Ubicación del dolor. Heraso afirma que en los fuertes dolores de espalda suelen provenir de contracturas, ligamentos posteriores del sacro y problemas de cadera, según se ubique la molestia hay una explicación emocional.

Los ligamentos posteriores están muy asociados al miedo, las contracturas se deben a una sobrecarga de responsabilidades que no nos corresponden y los problemas de cadera suelen asociarse con una decepción en la vida”, detalla la autora de Vivir bien sin dolor de espalda.

  1. La tensión afecta la circulación sanguínea. El doctor John Sarno, profesor de medicina clínica rehabilitadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva Yok, confirma que la tensión, estrés, frustración, ansiedad, ira reprimida y preocupación impactan en la circulación de la sangre de los músculos y de los nervios de la espalda.

La tensión causada por estas emociones provoca que los vasos sanguíneos que proveen sangre a los músculos y nervios de la espalda se contraigan, generando dolorosos espasmos en la zona lumbar”, según el también autor de Mind over back pain.

  1. Los analgesicos no calman el dolor.Investigadores de University of Sydney,Australia, confirman que el paracetamol no es efectivo para aliviar el dolor de espalda, a pesar de ser un medicamento comúnmente recetado.

El estudio publicado en la revista The Lancet  agrega que el paracetamol no influye para nada en el tiempo de restablecimiento de una lumbalgia común aguda, un padecimiento relacionado con una molestia muscular, por lo que las causas podrían estar también vinculadas con lo que pasa en la mente.

Cualquier molestia, por pequeña que sea, es importante atenderla y acudir al médico antes de que se vuelva incapacitante, pero también atender a los sentimientos como la ira reprimida o el miedo. ¡Cuida tus emociones y tu espalda que es tu sostén físico!

El yoga, además de ayudarte a conectar con tu interior, también es una excelente práctica para corregir problemas, por ello te presentamos sus mejores posturas para que te olvides del dolor de espalda y vuelvas a disfrutar. Además trabajaras en la consciencia del origen y podrás sanar desde la raiz.

  1. Ejercicio de yoga. Una buena asana (postura de yoga)ayudará a tu espalda a corregir los problemas y a descansar, la flexión de espalda hacia adelante es una asana perfecta para la espalda.
  2. Postura del perro hacia arriba. Esta asana además fortalece la columna vertebral y expande el pecho.

Para realizarla recuéstate boca abajo, separa los pies 30 cm uno del otro con los dedos de los pies apuntando hacia atrás. Coloca las manos a ambos lados del cuerpo, inhala y eleva la cabeza y el torso, estirando por completo los brazos sin que las rodillas toquen el suelo.

  1. Postura de la media luna. Esta postura ayuda a tonificar la columna lumbar, los músculos de las piernas y las rodillas. Y es excelente para el dolor de la espalda baja.

Ejecútala: desde la asana Tadasana brinca separando a lo ancho los pies, gira toda la pierna derecha 90 grados hacia la derecha y el pie izquierdo ligeramente hacia adentro, y entra en la postura del triángulo extendido sobre el lado de la mano derecha.

  1. Dandasana. Para realizarla debes sentarte en el suelo con las piernas paralelas y estiradas, y el torso erguido, separa los dedos de los pies, flexionándolos. Pon las manos a cada lado de la caderaen línea recta debajo de los hombros, sobre las puntas de los dedos. Realizar esta asana fortalece los músculos de la espalda, ayuda a mejorar la postura corporal, a extender los hombros y abrir el pecho, entre otras.

Si tus problemas no son graves, estas posturas de yoga para la espalda pueden ser tu alivio seguro. Pero si notas mayores complicaciones acude con un especialista que te brinde un tratamiento oportuno y eficaz.

 

Fuente: http://www.salud180.com/salud-dia-dia/4-evidencias-de-por-que-las-emociones-provocan-dolor-de-espalda

 

Eventos relacionados

Nos deja una respuesta

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.